¿Te gustaría tener la vida que siempre soñaste?

Cuando entraste a estudiar psicología, ¿pensaste que hoy estarías haciendo lo que estás haciendo? ¿Lo imaginabas más fácil, más fluido? ¿O imaginabas que iba a ser más acompañado, con más apoyo o realmente trabajando en equipo?


Hay muchas preguntas que nos podemos hacer sobre lo que estamos haciendo hoy y cómo lo estamos haciendo, si nos gusta o no, si es lo que esperaba, si es por donde quiero seguir… y también darme cuenta que en realidad, quiero hacer otra cosa. Esto ultimo lo hemos visto mucho en psicólogas que se titularon y por distintas razones, se empezaron a dedicar al área organizacional y, al llevar aproximadamente 10 años, muy bien posicionada en su lugar de trabajo, se dan cuenta de que querían hacer otra cosa, de que su pasión va por el lado clínico. Pongo este ejemplo porque es lo que nosotras vemos como supervisoras clínicas, sin embargo esto ocurre de muchas formas distintas.


Por eso hoy te quiero hablar del Diseño de Vida ¿qué es esto? Básicamente es una forma de pensar cómo quieres vivir tu vida, lo que obviamente incluye tu trabajo ya que en la mayoría de los casos, es donde pasamos muchas horas al día. La idea de esta metodología es usar la forma de pensar que tienen los diseñadores pero aplicado a un diseño de vida, a un plan de vida que, obviamente como cualquier plan, puede ir cambiando. El Desing de Vida fue creado en Stanford por Bill Burnett y Dave Evans, es uno de los talleres para estudiantes, sin embargo cualquier persona a cualquier edad puedes hacer esto. Es algo que puedes aplicar contigo y también en la consulta, principalmente cuando llegan consultantes muy desorientados en términos de desarrollo de carrera u orientación vocacional, o cuando llegan insatisfechos de sus vidas sin entender bien por qué ya que han cumplido todo lo que “deberían haber hecho”, ¿te suena?


Este diseño tiene varias etapas, hoy te queremos dejar las 5 actitudes necesarias para poder diseñar tu vida y que creemos, que son aplicables a cualquier plan o intervención que quieras hacer:


1. SÉ CURIOSA

Nunca dar por obvias las cosas, las situaciones, las explicaciones. Mantén una actitud de curiosidad, esto invita a la exploración, lo que ayuda a encontrar nuevas oportunidades y posibilidades. Para esto sirve preguntar, conversar, investigar.


2. REALIZA PRUEBAS

Cuando estás experimentando te metes en un estado con tendencia a la acción y esto genera una mayor tendencia a comprometerse con un camino a seguir. Muchas veces nos quedamos pensando y planificando “en teórico”, en cambio la propuesta es a hacer, a probar, no solo pensar, a equivocarse ya que de esa forma realmente sabes que eso no funcionó para ti y puedes probar con otra cosa. O al revés, tienes la experiencia de que si funciona, de que si te gusta, y puedes avanzar por ese camino e ir perfeccionándolo.

3. REFORMULA LOS PROBLEMAS

Reformular sirve para no estancarse. Diseñar incluye replanteamentos clave que permiten dar un paso atrás, examinar las tendencias y abrir nuevas soluciones. Estamos repletas de creencias disfuncionales que solo nos estancan, entonces es útil identificarlas y poder formularlas de una forma que sea un aporte para nuestro objetivo.


4. ENTENDER QUE ESTO ES UN PROCESO

Debemos tener claro que siempre hay avance y retrocesos, todo cambio lleva recaída porque es parte del cambio y está bien que así sea ya que ayuda a afianzarlo. Por eso parte importante de este proceso es saber dejar ir lo que puede parecer una buena idea, sin embargo no tiene una solución excelente, entonces seguimos probando. Muchas veces excelentes diseños surgen desde el caos.


5. PIDE AYUDA

Esto es fundamental: colaboración radical. Lo que básicamente significa que no estás sola en lo que estás pero eso no lo sabes hasta que hablas con otros. El diseño es un proceso colaborativo, se necesita de un trabajo en equipo, surgen grandes ideas cuando estamos en interacción con otros. Tu solo tienes que preguntar y saber qué preguntas hacer.

Entendiendo esto, también debemos tener presente que hay situaciones que vemos como problemas pero no son problemas, simplemente porque no tienen una solución, entonces en vez de enfocarte en estos (no)problemas, en vez de gastar tiempo y energía en solucionar lo insolucionable, reenfócate hacia lo que si puedes hacer. Por ejemplo, decir “quiero dedicarme a la clínica pero es tan solitario y es difícil tener pacientes, es un camino lento”… ok, eso puede ser una realidad, pero en si no es un problema. Si realmente es lo que quieres, busca un equipo (participa de cursos, charlas, conoce más psicólogas, supervísate, etc.), pregunta cómo lo han hecho otras psicólogas que admiras, cómo avanzaron en ese camino y ve qué puedes hacer tu, anda probando, mira qué te funciona y que no. Recuerda que la idea es lograr la vida que quieres tener y para eso, es necesario actuar.

Burnett, B. & Evans, D. (2018) Design de Vida. Crea la vida que funciona para ti.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com