¿Para qué nos sirve asumirnos vulnerables en momentos de crisis?

Como seres humanos somos vulnerables. Al querer conectar con otro, somos vulnerables. Es un estado que socialmente puede ser visto como “debilidad” lo que dificulta permitírnoslo, es incómodo ya que se relaciona con estar expuestos emocionalmente, enfrentados a la incertidumbre, sin embargo cuando asumimos que la vulnerabilidad tiene poder y que desde ahí nacen la sensación de pertenencia, amor y alegría, se nos hace imprescindible mirar este tema en la consulta ya que aceptarnos vulnerables es la única forma de arriesgarnos y fortalecernos. Nos parece que es un tema a conversar con los consultantes ahora que estamos expuestos a este contexto de incertidumbre: ¿qué tan vulnerable te estás permitiendo ser?


Para poder hablar de esto, tenemos que comenzar por derribar algunos mitos:


MITO 1: La vulnerabilidad es debilidad

Este es el mito más extendido y por lo que mucha gente constantemente evita, huye o se protege de sentirse vulnerable y tienden a despreciar a las personas que muestran sus emociones de forma más transparente. Se asocia a emociones displacenteras, sin embargo las investigaciones muestran que también es la base de emociones y experiencias deseadas. Brené Brown, luego de estudiar este tema con innumerables personas y pedir que definan “vulnerabilidad”, se da cuenta de que todos los ejemplos apuntan a dos conceptos: la verdad y el valor; no siempre son cómodos, pero en ningún caso se asemejan a debilidad. No hay valentía sin vulnerabilidad. Entonces, vulnerabilidad se refiere a arriesgarse sin saber el resultado final, en este sentido, una buena pregunta es: ¿qué cosa vale la pena hacer, a pesar de saber que eso me podría llevar a un fracaso?


MITO 2: La vulnerabilidad no va conmigo

Experimentar vulnerabilidad no es opcional. Lo que si podemos controlar es nuestra respuesta al enfrentarnos a la incertidumbre, al riesgo y la exposición emocional. En este punto, algunas preguntas útiles son: ¿qué hago cuando me siento expuesta a las emociones? ¿cómo actúo cuando me siento muy incómoda e insegura? ¿qué disposición tengo a asumir riesgos emocionales?


MITO 3: La vulnerabilidad es pasarse de la raya

No es vulnerabilidad publicar todo lo que me pasa en redes sociales ni contárselo a la primera persona que pase, ya que la vulnerabilidad sin limites lleva a la desconexión, desconfianza y falta de compromiso. Se relaciona con compartir experiencias y emociones propias con las personas que se han ganado el derecho de escucharlas, con personas que se vinculan conmigo. Ser vulnerable y ser receptiva son recíprocas y son parte fundamental del proceso de generar confianza.

Confianza y vulnerabilidad se van alternando, van creciendo juntas. Al ir teniendo pequeñas exposiciones se va ganando confianza, no viene una antes que la otra, es decir, no es necesario esperar a tener confianza plena en alguien para mostrar cierto grado de vulnerabilidad.


MITO 4: Puedo hacerlo sola

En el camino de la vulnerabilidad es necesario el apoyo, son necesarias personas que nos permitan probar nuevas formas sin juzgar. Estamos biológicamente programados para conectarnos con otros; en ausencia de conexión, amor y pertenencia siempre hay dolor.

Cuando asociamos la petición de ayuda con juzgar al otro, no es posible entregar ni pedir ayuda. No se puede aprender por uno mismo a ser más vulnerable y valiente, se requiere de otros, por eso muchas veces el primer paso de atreverse es, precisamente, el pedir ayuda.


La vulnerabilidad es difícil, asusta, sin embargo es el camino hacia la valentía ya que se asume que uno se va a caer, se va a equivocar, va a tener miedo, sin embargo eso es elegir la valentía en vez de la comodidad. Es la valentía de actuar cuando sabes que no puedes controlar el resultado… y si lo piensas bien, ¿cuántas veces puedes estar 100% segura de que controlas el resultado?


Por eso, ahora que nos vemos enfrentados a una incertidumbre gigante, enfrentadas a un contexto que no sabemos como va a evolucionar y que está totalmente fuera de nuestro control, aceptar la vulnerabilidad nos ayuda a seguir con fortaleza y valentía para mantenernos en pie.

Brown, B. (2013) Frágil, el poder de la Vulnerabilidad.

Brown, B. (2019) La llamada de la valentía.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com