¿Cómo funciona la consulta en tiempos “revueltos”?

Cuando nuestro contexto cambia y nos vemos viviendo momentos que desarman nuestra rutina, es importante que podamos flexibilizarnos y mirar algunas cosas en nuestro trabajo en la consulta. Para empezar, es fundamental tener claro que sobre los síntomas que ya presentaba el consultante, van a aparecer nuevos síntomas debido a que su rutina también se vio alterada.


En todo proceso clínico estamos al servicio del objetivo terapéutico pactado y de lo que la vida le va poniendo a la persona. En momentos “revueltos” a nivel macro, lo inevitable es que la vida le está poniendo a todos nuestros consultantes una serie de desafíos distintos, aunque incluso para ellos no sea tan evidente.


Cada uno de nuestros consultantes tiene una historia, tiene una vida, donde ha ido acumulando y resolviendo una serie de situaciones desafiantes. Los contextos de crisis tienden a activar esos núcleos y las personas no necesariamente somos tan conscientes de que esto pasa, entonces la persona que está más “deprimida”, hoy está deprimida y asustada, pero no necesariamente atribuye ese susto solo al contexto social, sino que lo tiende a atribuir a su propia depresión, entonces siente que su nivel de autoeficacia disminuye, se siente menos competente para resolver lo que le está ocurriendo, o siente que ha retrocedido en su evolución, entonces es muy importante que podamos separar temas y mostrar que parte de esto es una reacción esperable frente a lo que ocurre en el contexto que vivimos y que una persona sana reaccionaría exactamente igual, por lo tanto, no está ni más “enferma” ni peor a como estaba, sino que al contrario, está reaccionando como una persona sana, como es esperable reaccionar en estos casos.


Esto se transforma en una oportunidad para redefinir y mostrar que hay aspectos de la vida del consultante en los que funciona como cualquier persona lo haría, aunque eso signifique que se siente peor de lo que esperaba.


También es importante tomar decisiones respecto a reagendar sesiones, ¿por qué? El vínculo que establecemos con cada consultante es distinto: hay pacientes a los que si anticipamos que quizás no puedan llegar a la consulta, esto haga que aumente su sintomatología, por lo tanto, debemos esperar a que ellos se comuniquen con nosotras. Sin embargo con otros consultantes sabemos que sería mejor resguardarlos y plantear la posibilidad de reagendar la hora dado el contexto que estamos viviendo.


Nos parece que lo importante es no mantener la agenda de citaciones igual como la mantendrías en un momento sin el contexto social que estamos viviendo sino que discriminar esos escenarios y poder tratar a cada consultante como ellos necesitan ser tratados. Algunos van a necesitar una propuesta proactiva de nuestra parte, con otros es necesario dejarlo abierto y con otros debemos estar disponible y esperar a que ellos decidan.


Recuerda que es imposible no comunicar, por lo tanto lo que digamos o dejemos de decir va a comunicar un mensaje a nuestros consultantes, entonces preocupémonos de que ese mensaje sea útil para el momento que estamos viviendo, además de que todo esto muestra nuestro nivel de conexión con el objetivo terapéutico y flexibilidad en el encuadre del tratamiento acorde al contexto que vivimos.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com