El Poder de la Cultura del Feedbback

Scott Miller, quien se ha dedicado a estudiar la efectividad en psicoterapia, propone que una manera de mejorar esta efectividad es pidiendo feedback sobre los resultados y en relación al proceso. Al solicitar este feedback nos damos la oportunidad de hacernos responsables de nuestro trabajo y tomar las acciones necesarias, lo que nos parece muy relevante ya que tenemos no solo un compromiso con nuestro paciente, sino que también debemos responder con la responsabilidad profesional que conlleva practicar la clínica.


Cuando buscamos feedback pertinente al resultado estamos pidiendo información sobre los cambios en relación al motivo de consulta y cuando pedimos feedback respecto al proceso, buscamos información sobre el/la terapeuta, la sesión, el acuerdo en las metas, etc. El indagar en esta información y crear esta cultura de feedback implica sinceramente tener curiosidad por conocer nuestros aspectos a mejorar y un interés en ser mejores profesionales. Por su parte, nuestros clientes necesitan sentirse seguros de que no habrá represalias cuando nos dan un feedback negativo. Se debe explicitar que no es una evaluación.

A continuación, compartimos como incorporar esta cultura de feedback en la práctica clínica:


a. Explicar el propósito del feedback: monitorear los progresos del consultante es importante para ver si es necesario hacer algo distinto y revisar nuestra efectividad como terapeutas es relevante porque nos permite saber si nos ajustamos a lo que el consultante necesita y si debiésemos hacer algo diferente para mejorar la efectividad.


b. Encuadrar: al iniciar nuestra primera sesión podemos comunicarle a nuestro cliente que conocer su opinión sobre nosotras como terapeutas, el proceso y sobre sus propios cambios es fundamental y les explicamos el propósito del feedback. Decir que antes de que finalice cada sesión dejaremos algunos minutos destinados especialmente a este aspecto, pidiendo explícitamente la mayor sinceridad posible, recordándole que si hay algo que no le acomoda o no le sirve, no podremos cambiarlo a menos que nos lo diga.


c. Pedir feedback sobre los resultados: una manera de hacerlo puede ser evaluar cambios desde la primera sesión y en cada sesión sucesiva. Por ejemplo, qué nota le hubiese puesto al estado de su problema cuando consultó por primera vez y qué nota le pondría hoy. Podemos decir que es fundamental que esté involucrado en monitorear su progreso durante el proceso, y por nuestra parte, como terapeutas, monitorearemos nuestra efectividad a lo largo del proceso y los cambios de él.


d. Pedir feedback sobre el proceso, para lo que pueden ser útiles algunas preguntas:

  • ¿Cómo evaluarías la sesión en general?

  • ¿Cómo evaluarías nuestro vínculo?

  • ¿En qué grado hablamos y trabajamos de lo que querías hablar y trabajar?

  • ¿Qué te fue de utilidad?

  • ¿Qué quieres que se mantenga?

Luego, es muy importante que pueda decirnos algún aspecto a mejorar, de modo de incrementar la efectividad. Se debe enfatizar que esta parte es clave para el proceso y para nosotros como terapeutas e insistir en este punto. Para hacerlo, algunas preguntas pueden ser:

  • ¿Qué te gustaría que fuese distinto?

  • ¿Qué faltó en esta sesión?

  • ¿Qué no te fue útil?

e. Agradecer al cliente por su feedback: es importante agradecer su honestidad y el esfuerzo de darnos feedback. Debemos dejar siempre la puerta abierta a la retroalimentación, solicitando honestidad continuada en la relación.


Esto no solo produce mejoras en el proceso, lo que ha sido demostrado en distintos estudios, sino que también ayuda a nuestro bienestar como terapeutas, ya que vemos que vamos mejorando como profesionales. Paralelamente ayuda tanto a conseguir información, como a involucrar a los consultantes en el proceso, mostrándoles que éste depende también de ellos. Además, que puede reducir el riesgo de deserción y ausentismo.


En otras palabras, nos ayuda a estar alineados con nuestros consultantes. Y tu ¿pides feedback? Únete a esta poderosa herramienta que nos ayuda a escuchar la voz de nuestros pacientes sobre el proceso de cambio, el cual es maniobrado por ti como terapeuta.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo