¿Cómo manejar un posible quiebre en la alianza durante un proceso terapéutico? - Parte 2

Retomando el tema acerca cómo reparar un posible quiebre de alianza para que nuestro paciente no deserte, queremos compartir ciertas intervenciones específicas a realizar cuando la ruptura de alianza se asocia a las metas y procedimientos. Dentro de estas intervenciones se puede destacar:

  • Preguntar respecto a las expectativas para entender qué espera el paciente y así poder construir hacia allá.

  • Cuestionar el procedimiento que se está utilizando para alcanzar las metas, las cuales se deben ajustar a las expectativas. Al revisar los procedimientos utilizados que supuestamente buscan alcanzar los resultados acordados, el terapeuta define qué cambios debe llevar a cabo.

  • El terapeuta debe comprender qué es lo que quiere lograr el otro y desde ahí co-construir un camino viable que deje al consultante y terapeuta satisfechos. Para poder co-construir debe existir una aceptación por parte del terapeuta respecto a lo que quiere y necesita el paciente.

  • El terapeuta es quien debe asumir la responsabilidad de lo ocurre y no ocurre en terapia.


También creemos importante mirar qué evitar hacer o decir:

  • No abordar la ruptura.

  • No tomar la contratransferencia.

  • No asumir la responsabilidad como terapeuta.

  • Salirse de la neutralidad.

  • Defenderse.

  • Acercarse desde el rol de experto.

  • Citar a un miembro del sistema familiar cuando el cliente no está de acuerdo con aquello.

  • Si cliente accede a citar a esta otra persona, se debe abordar lo que se busca lograr en dicha sesión para no generar falsas expectativas en el cliente.


Entonces las principales estrategias son:

  • Explorar y empatizar ya que el paciente entrega información referente a lo que le pasa y a lo que necesita de una como terapeuta.

  • Lamentar y empatizar, ya que aquello se traduce en validar al otro dentro de la relación lo cual es reparador en sí para la alianza.

  • Realizar autorevelaciones en relación a lo ocurrido.

  • Hablar en primera persona, en condicional, intentando apoyarse en hechos concretos sin enjuiciar o ponerse en el rol de experto respecto a saber qué le pasa y/o siente el otro.

  • Preguntar desde la curiosidad y confiar genuinamente en que el otro indicará qué le está pasando y sintiendo.


Esperamos que estos dos artículos te puedan guiar y ayudar al momento de enfrentar un posible quiebre de alianza.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags