Mi paciente cambia de motivo de consulta todas las semanas ¡Estoy confundida! ¿Qué hago?

Primero tengo que saber cuál es el motivo de consulta original, para esto debo volver a los primeros 5 minutos de nuestra primera entrevista y así obtener la queja planteada por el consultante. Una vez que tengo la queja - que representa lo que trae el paciente y que suele no ser trabajable - debo tomarla y trabajarla con el paciente para co-construir un problema resoluble y así obtener el motivo de consulta. En otras palabras, podríamos elaborar la siguiente ecuación:

Motivo de consulta = queja + co-construcción del problema

Y ¿cómo obtengo la co-construcción del problema?, la siguiente formula nos da la respuesta:

Co-construcción del problema = queja + soluciones intentadas + por qué ahora

Ahora que tengo mi motivo de consulta original, el cual me indica cuales serán mis objetivos terapéuticos, es decir qué trabajaremos, también me muestra cómo lo haremos, esto es, cuáles serán las intervenciones pertinentes para lograr los objetivos. Una vez que tengo este plan claro, cada vez que el paciente brinda un nuevo tema a trabajar, mi misión está en preguntar:

¿Qué tiene que ver esto con lo que te trajo a consultar?

¿Cómo se relaciona esto con lo que te trajo a consultar?

De esta forma, cada vez que aparece con nuevos temas, podemos maniobrar de tal manera que indagamos en cómo impacta lo expuesto en el motivo de consulta, sin confundirnos o perdernos del camino a seguir.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com