¿Qué es importante saber para trabajar con cyberbullying?

Hace un tiempo participamos de una charla hecha por Daniel Halpern, quien se ha dedicado a hacer e investigar múltiples estudios sobre el mundo online, entre otras cosas. Esta vez, actualizamos información sobre cyberbullying y la queremos compartir ya que nos parece que este es un tema que cada vez aparece más en la consulta, ya sea que trabajes con niños, niñas y adolescentes, o con adultos que tienen hijos y necesitan apoyo para manejar este tema, o universitarios que sufrieron o están sufriendo maltrato online.


Entonces, lo primero que debemos entender es que el cyberbullying se compone de una dinámica que involucra a tres actores: está la víctima (la persona que es molestada), el victimario (quien agrede) y la audiencia (todos los que ven o saben lo que está pasando).


Los estudios muestran que la forma en que otros me ven, esto sería mi imagen, impacta directamente en cómo me veo a mi misma (mi identidad), entonces cada like o comentario que recibo en el mundo online, impacta en mi identidad y cuando estamos en un proceso de formación de identidad, esto tiene consecuencias gigantes en la vida de la persona. De acuerdo a un estudio hecho en colegios de Chile, se ha comprobado que el nivel de felicidad y autoestima de los estudiantes va disminuyendo a medida que pasan más horas en las redes sociales. Entonces, el cómo me siento, va a depender del nivel de aprobación que tenga en el mundo online y esto impacta en mi mundo offline.


Por otro lado, sabemos que al exponer elementos íntimos, ya sea en el área emocional o física, esto genera vulnerabilidad. La vulnerabilidad es necesaria para las relaciones humanas, sin embargo, al mostrar la vulnerabilidad en el mundo online, no sabemos a quien está llegando ni qué se va a hacer con esa información, por lo tanto, quedamos en una posición muy susceptible a que nos hagan daño.

A esto se le suma la secreción de dopamina que ocurre en nuestro cerebro cada vez que recibimos aprobación. Si lo vemos desde el mundo online, cada vez que recibimos un like o un comentario, vamos sintiendo placer lo que hace difícil querer dejarlo. ¿Y sabes cuáles son las publicaciones que reciben más likes? Son aquellas donde se expone la vulnerabilidad, por ejemplo, sacarse la ropa.


Existen un continuo de como se va dando el cyberbullying:

  1. La víctima se identifica con la acción o comentario/mensaje que lo denigra, se asusta pensando que todos lo verán así, se identifica con esa acción.

  2. El mensaje es difundido por otras personas (audiencia), entonces la víctima piensa que todos están hablando de esto y aparece la sensación de injusticia frente a lo que ocurre.

  3. Aumenta la actividad en las redes sociales, entonces la persona se percibe indefensa. Por estar en el mundo online, se pierden los limites del tiempo ya que el ataque es constante (a cualquier hora porque lo online funciona 24/7) y el espacio privado (ataques recibidos incluso en el espacio seguro que debiera ser su casa ya que las redes sociales se pueden ver desde cualquier lugar). Con esto la persona se tiende a bloquear sin poder dar una respuesta. Percepción de que lo ocurrido es tan grande que no tiene vuelta atrás, entonces no habría reacción posible y la persona se encierra en si misma, para finalmente, pensar que nadie puede ayudar. Muchas veces el adulto en vez de entender, validar y conversar de lo que ocurre, lo minimiza y el niño se siente solo y desesperanzado.

Los victimarios tampoco lo pasan bien ya que generalmente o son poco empáticos y ni siquiera se dan cuenta de que están enviando un mensaje hiriente, o ellos mismos han sido victimas de bullying antes, por lo que para “verse mejor” atacan a otros. Generalmente son personas muy centradas en lo negativo, les cuesta ver lo positivo o los recursos de otros, por lo que tienden a destruir relaciones y, muy posiblemente, quedarse solos. Es importante recordar que todos dejamos una huella digital, por lo tanto, mis comentarios online van quedando, no desaparecen nunca, y si son comentarios negativos, finalmente esto termina hablando mal de mi mismo.


Respecto a la audiencia, la tendencia es no involucrarse por pensamientos del tipo “alguien más va a hacer algo”, “no tengo las capacidades para ayudar” o “mi ayuda no es necesaria”. Sabemos que esto se contagia, sin embargo, también se puede contagiar el hacer algo, y está comprobado que si una persona de la audiencia hace algo por parar el bullying, este patrón se rompe en el 50% de los casos y el bullying se detiene.


Finalmente, cuando la empatía baja, la agresión aumenta y con las pantallas, es más difícil empatizar con el otro porque no lo veo, por lo tanto, la clave es visualizar el impacto offline de las acciones oline, si esto no ocurre, los niños no se dan cuenta.


¿Qué te parecen estas ideas? ¿cómo lo estás trabajando con tus pacientes? ¿qué te ha funcionado? Cuéntanos, nos encanta leerte.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square