top of page

7 bases esenciales para el desarrollo óptimo de un niño

A fines de Febrero de este año Supervisate.cl, osea nosotras Anto y Anita, participamos de una jornada con Lety Valero, Instructora Master de Conscious Discipline, donde aprendimos muchas cosas útiles como madres y psicólogas, que nos gustaría compartir, por ejemplo, cuales son las bases esenciales que necesita un niño para crecer de manera óptima. Lo interesante de esta mirada es que se basa en la neurociencia, por lo que cada actividad/intervención va dirigida a activar una parte distinta del cerebro que ayuda a tener una mayor disposición para el aprendizaje o la actividad que se vaya a realizar.


Este modelo de Disciplina Consciente empieza con la transformación de nosotros, los adultos, desde ahí es que la forma de intervenir con nuestros niños cambia, ya que cambia nuestra percepción acerca de la disciplina y la forma de entender el conflicto/error, entre otros. La disciplina no es lo que hacemos a los niños, sino que las habilidades que hemos desarrollado en ellos. Y por eso es un proceso de transformación, donde la persona busca convertirse en la persona que quiere ser. Es un cambio en el adulto, en uno mismo, donde se da un cambio en la percepción, en la cultura y forma de entender el conflicto.


Hoy nos queremos detener en el tema de cómo ayudar a los padres a construir un ambiente fértil para el desarrollo de habilidades socio-emocionales ya que es una preocupación más que frecuente en las consultas de las psicólogas infanto-juvenil, y bueno, de adultos también.


Entonces ¿qué plantea este modelo acerca de cómo podemos desarrollar habilidades socio-emocionales en nuestros niños para que puedan crecer de manera óptima?

  1. Conocer bien al niño y ser capaz de ver desde su punto de vista. Es decir, honrar su experiencia, lo que no significa validar la conducta (el golpe por ejemplo) sino que entender su punto de vista, qué lo llevó a hacer eso. Poder escuchar su lenguaje, ya que detrás de ese enojo hay otras emociones (miedo, pena). Entender que el comportamiento de un niño es solo la punta del iceberg del asunto (una representación), necesitamos mirar qué está pasando por debajo y así ayudarlo a autorregularse.

  2. Ayudarlos a sentirse seguros, ser un adulto predecible y tranquilo, y crear un ambiente estructurado. El trabajo de los padres es mantener seguro al niño, para eso se necesita estar presente para el niño. Para que un niño se sienta seguro debemos tener presente un “lenguaje seguro”, es decir, usar palabras que brinden tranquilidad, contención y estructura. No un lenguaje desde el miedo, por ejemplo “no pises ahí que se te va a partir la cabeza”, “no salgas de la casa después de las 7pm que te van a asaltar”, “ojo con cruzar que el auto te va a atropellar”. También contribuir en que el niño esté libre de estrés, ya que si se siente constantemente atacado, puesto en el error, claramente ese niño estará más estresado en dicho ambiente. Recordemos que la seguridad tiene mucho que ver con cómo enfrentamos los errores, debemos tener presente que el valor de la persona no cambia, aunque se equivoque. Si cada vez que me equivoco, el otro grita y se desregula ¿qué pasará? Obviamente no queremos mostrar el error por el miedo que genera y vivimos más inseguro.

  3. Establecer confianza, que sepan que pueden confiar en sus padres/cuidadores, en todo momento. No juzgar, más bien escuchar sin críticas, “estoy aquí para ti en los momentos de angustia sin critica”; aquí nos saltamos todos los “yo te dije que esto iba a pasar”, “pero para que tu….” Para esto es importante validar la experiencia del otro y luego preguntar “¿en qué te puedo ayudar?, ¿qué necesitas de mí?” El desarrollo del humano ocurre en el contexto de una relación, todo niño necesita una persona, y en los casos en que no hay una persona entonces el niño buscara control y poder.

  4. Ver el comportamiento como una forma de comunicación. Como mencionamos antes, el comportamiento de un niño es solo la representación de lo que le esta pasando internamente y hace que se desregule y le pegue al compañero, por ejemplo (comportamiento). Entonces los adultos necesitamos mirar debajo de la punta del iceberg para entender qué le pasó en ese momento y así ofrecer otras formas de solucionar su problema. En el fondo, que vaya aprendiendo a autorregularse.

  5. Ayudarlos a encontrar su valor personal, para esto es importante que contribuyan en las labores propias del colegio y casa, que sean notados por la ayuda que brindan. Así es niño se siente útil, además el hecho de ayudar a otro contribuye mucho a que uno mismo se regule nuevamente y sienta confianza en si mismo. Entonces cuando veamos a un niño desregulado, una buena forma de ayudarlo en ese momento es pedirle que nos ayude en algo donde se sienta útil.

  6. Construir conexión, estar en relación con ellos, ya que la conexión es la clave para la disposición y la cooperación. Esta demostrado que las conexiones afuera (en la interacción) crean conexiones adentro (de neuronas cerebrales). Tan simple que con un saludo realmente conectados aumenta la dopamina y disminuye el cortisol.

  7. Tener fe, creer que se puede. En el fondo, creer antes de ver, creer en que nuestros niños van a poder.

En tu consulta ¿qué estrategias o herramientas ocupas para ayudar a los padres a regular a sus hijos que se “portan tan mal” ? ¿Cómo manejas las dificultades las profesoras de tus pacientes? ¿Qué te parecen estos 7 aspectos basales que plantea Conscious Discipline?


Anita Ovalle M.

Abril 2023

Basado en el taller Disciplina Consciente dictado por Lety Valero (Febrero 2023)

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page